Convierte tu oficina en un coworking

En estas alturas del partido. estamos de acuerdo con algo: hoy en día se puede trabajar desde cualquier sitio. La tecnología hace posible tener internet casi en cualquier lugar, por lo que, con un ordenador portátil y un teléfono móvil, llevas una oficina a todas partes. El desarrollo tecnológico y la transformación digital han cambiado el mundo y, con ello, nuestra forma de trabajar. Se han roto las barreras y los condicionantes que convertían a las oficinas tradicionales, en los centros neurálgicos de la actividad diaria de las empresas y los profesionales. En cierto sentido la transformación digital está cambiando nuestra forma de vivir. Los nómadas digitales, dan buena prueba de ello. Término que hace alusión a una persona que puede viajar por el mundo o estar en cualquier lugar del mundo, sin dejar de estar conectado a su vida personal o a su vida profesional a través de internet.

¿Crees que el teletrabajo terminará por imponerse?

Trabajar desde una cafetería, desde la habitación de un hotel, desde el parque Sempione o teletrabajar desde casa son realidades que hoy tienen mucho más sentido que nunca, porque los medios que existen para estar conectado a tu empresa o a un grupo de trabajo son mucho mayores y mejores que hace 5 años. Herramientas como Noysi, permiten estar al corriente de los flujos de información que se producen en los diferentes proyectos, estando conectado a tu empresa y a lo que sucede. Cierto es que es para las grandes compañías el teletrabajo es un concepto difícil de abordar. Todavía esta en tela de juicio su influencia positiva en la productividad de los trabajadores o en el refuerzo de la cultura de la empresa. Probablemente los medios no sean el problema, sino el buen uso de los mismos lo que los ratifica o lo que demuestra si estamos preparados para usarlos o no.

Dentro de este escenario en el que las empresas abordan el diseño de sus oficinas bajo el termino Arquitectura de transformación y donde los trabajadores cada vez son más autónomos de la matriz, hay un fenómeno que es padre y heredero a partes iguales de la transformación de los espacios de trabajo y de la cultura de empresa subyacente, hablamos del coworking.   Un concepto global que abarca espacio y cultura, innovación, colaboración y valores sociales, un concepto mucho más abierto y que rompe con la idea tradicional de oficina, pero en la que las personas van a trabajar motivadas por el entorno, por el diseño de la oficina y por las posibilidades de colaboración y crecimiento que los coworking ofrecen a sus miembros.

Si hablamos en términos económicos, situándonos en un mercado inmobiliario en el que los precios de alquiler de oficinas no deja de subir, el coworking es una alternativa más que interesante. Suma al coste del alquiler y a los compromisos a largo plazo que normalmente se exigen, el coste de diseñar la oficina, comprar mobiliario y hacer frente a la contratación y a la gestión de suministros.

El coworking te propone un entorno definido, donde no se busca diseñar una oficina al uso, sino precisamente romper con los signos que definen una oficina, eliminando esas señales que las categorizan, para ofrecer un entorno y una experiencia totalmente diferente, más creativa y más abierta, donde pensar de forma diferente es lo habitual.

Una startup cambia de oficina cada 3 - 6 meses

Válido tanto para autónomos, cómo para empresas que nacen como para empresas que quieren seguir diferenciándose en el mercado, como para startups, el coworking te ofrece un entorno colaborativo en el que todos pueden encontrar algo positivo que les hará ser más felices en el trabajo.

Precios mucho más económicos junto a una gran variedad de servicios, en un entorno animado y agradable en el que te relacionas con otros profesionales y otras empresas, hacen que el coworking sea una verdadera revolución, que ha dado espacio y lugar a una nueva forma de trabajar, basada en la flexibilidad. Eliminar los compromisos a largo plazo, poder dimensionar tu equipo de trabajo con los coworkers de tu coworking, poderte mover por tu ciudad de coworking en coworking y, por todo el mundo a través de las diferentes redes de espacios de coworking que hay a nivel internacional. Todo esta basado en lo mismo, en eliminar cargas innecesarias apoyándote en un entorno colaborativo.

Sin embargo si hablamos en términos de como ser feliz en el trabajo, creo firmemente que el diseño de oficinas, debería de parecerse mucho a diseñar un espacio de coworking. ¿Porqué? Porque el objetivo de un espacio de coworking es atraer a autónomos y empresas que se sientan a gusto y encuentren servicios que hacen su vida más fácil. No crees que en una empresa debería suceder algo similar, que el diseño de la oficina, la cultura de la empresa, el ambiente esté enfocado a que estés a gusto y quieras ir a trabajar todos los días. Por supuesto, en todo esto el tema salarial juega un papel clave, pero en un espacio de coworking la generación de oportunidades también lo es.

No significa que ahora tengas que llenar tu oficina de mesas de ping-pong o de futbolines o de arcades, ni de sillones lounge, no, que luego todos van a decir que no haces nada y que te la pasas jugando y perdiendo el tiempo. El juego es una dinámica que nos permite ser más creativos y romper las barreras que limitan nuestra confianza para serlo. No significa que juegues en lugar de trabajar. No es esa la transformación que traen a las oficinas los espacios de coworking, tampoco la de trabajar en una cafetería porque haya grifos de cerveza. Sino la idea de trabajar en un entorno libre en el que puedes crecer apoyándote en los recursos que te proporciona el entorno.

Si reduces el coworking al ping-pong y a los futbolines te estas cargando la verdadera esencia que lo diferencia del teletrabajo, de cualquier oficina al uso o de cualquier centro de negocios.

Los espacios de coworking son verdaderos ecosistemas, comparables con los ecosistemas naturales, en los que los diferentes seres vivos que los integran, establecen el equilibrio que lo hace permanecer. Cualquier variación en alguno de ellos, hace que el equilibrio se rompa y tengan que mutar para volver a establecer el equilibrio que mantiene vivo el ecosistema, como si fuera un único ser vivo que depende de muchos pequeños seres, donde todos juntos hacen que funcione.

En nuestro caso son los profesionales, empresas, startups, freelance, el espacio físico, los servicios a los que tienes acceso, la colaboración entre profesionales y empresas, la atención y la amabilidad de los gestores, el sentimiento de apertura general, el diseño, la creatividad y la dedicación por los demás, los eventos y el aprendizaje compartido, la ayuda que te prestan y por supuesto, el ping pong, el café y la cerveza, etc… todos son elementos que forman parte de una realidad compartida, que juntos forman un cocktail, en el que la estrella principal, lo que le da verdadero sabor al cocktail es, el entorno de colaboración que se genera en la comunidad de coworkers.

Cargando...

Dime si esto no se parece a una oficina, es una oficina y, ¿a qué te gustaría trabajar aquí?, a mi me encantaría, pero no sólo porque el espacio llame y apetezca, sino porque la cultura de colaboración, de creatividad y de superación en la que te sumerge es genuina. Tienes esa sensación que te impulsa a pensar que puedes hacer algo grande.

Y dime ahora, como sería una empresa que lograse tener esta sinergia entre lo físico y lo cultural, pues ya te lo digo yo: se llama Zappos. No crees que cualquier empresa no daría su brazo derecho por tener algo así, por lograr algo así…, es lo máximo.

Por eso, el diseño de oficinas debería de parecerse mucho o bastante a un coworking.

En mi viaje a EE.UU como visitante internacional tuve la oportunidad de visitar varios de estos espacios fascinantes, llenos de libertad para crecer y acción, pero uno de ellos me llamó la atención muchísimo más que el resto, porque era una oficina en Washington de una empresa particular y, dime después de ver las fotos si no se parece a lo que es un coworking:

Cargando...

En ISL organizan eventos con otras comunidades creativas, tienen espacio vacío para usar para sesiones de fotos, para presentaciones, una zona de cafetería chulísima, una biblioteca, venga hombre esto no es una oficina….jajajaja, claro que no, por eso me encantaría trabajar aquí, ¿a ti no?

Luego quizá, el teletrabajo sea una utopía para muchas empresas, no sabemos todavía que desarrollo final tendrá,  pero lo que si puedo decir es, que desde un punto de vista corporativo, el coworking es una alternativa óptima, para ofrecer en tu empresa una mayor y mejor conciliación familiar y laboral. El escenario al que me refiero sería el siguiente: una empresa cualquiera, podría tener contratado con una cadena o, con diferentes espacios de coworking, lugares para que sus equipos pudieran trabajar en un espacio profesional, cerca de su casa, de tal manera que la empresa sabría que sus trabajadores disponen de todos los medios y del ambiente profesional necesario, para desempeñar sus funciones y, por otro lado, el trabajador disfruta de las ventajas de trabajar cerca de casa y de tener una calidad de vida mucho más alta.

Esto, os puedo decir que, no es una utopía, sino realidad, empresas como Esendex y Jet2 ya lo hacen en Freeland y el resultado es muy positivo para todos. Anteriormente Ontomobile y otras compañías ven el valor de tener a sus trabajadores contentos.

Por | 2017-03-10T12:21:47+00:00 junio 22nd, 2016|Espacio Coworking|Sin comentarios