Una coworker de éxito, Delia Yupa

Delia me sorprendió desde el primer día que la conocí. Monique DaLomba, una profesora de inglés que estuvo aquí, en Freeland, aproximadamente un semestre, le había recomendado el espacio. Como siempre hago, cuando alguien se interesa por Freeland, le enseño las instalaciones y nos sentamos a charlar un rato, fue ahí cuando Delia me contó que acababa de terminar sus estudios y que había estado trabajando en una pastelería mientras diseñaba y fabricaba ropa a medida en el tiempo que le quedaba.

Su historia me encanto, porque Freeland es un proyecto, un espacio de coworking que se llena de significado y de realidad con historias como la de Delia,  porque ella necesitaba un sitio en el que trabajar a gusto, concentrada y ser productiva, donde poder centrarse y enfocar todo su esfuerzo en su trabajo, donde poder recibir a sus clientas, para probarles los vestidos y donde tener una buena imagen que le diera el respaldo que necesitaba frente a ellas y, por suerte, disponíamos del sitio perfecto para ella, un atelier de moda que antes había sido ocupado por otro diseñador, Mathieu, para el que preparé el espacio adhoc cuando acometimos la segunda ampliación del espacio. Luego yo tenía el espacio perfecto para ella y, ella perfecta para el espacio. Una persona con ilusión y con ganas de progresar que buscaba un sitio donde crecer.

Su determinación me llamó mucho la atención, tenía las cosas muy claras, Delia quería seguir dedicándose a aquello que más  le gusta y para lo que había estudiado, la moda.

Delia esta especializada en diseñar ropa a medida. Realiza sus propios patrones y diseños y los ajusta a tus medidas y a tus proporciones, con un resultado fantástico y muy asequible. Hoy cuenta con colecciones en dos showrooms, uno en Madrid y otro en Bilbao y, esta preparando la colección para el tercero en Valencia, a demás de haber entrado en el diseño y la confección de ropa para caballero con una línea de camisas propia.

Un año y ocho meses después, Delia Yupa emprende un camino nuevo, con un local propio en Manuel Becerra con una propuesta que le han hecho, a la altura de su trabajo y de sus resultados.

Todo un éxito que estoy encantado de compartir con vosotros, para que muchos más profesionales se animen a creer en ellos mismos y poner en marcha sus habilidades, lo que mejor saben hacer, por que lo cierto es, que muchas personas se pueden ver reflejados en Delia, una persona de aspecto tranquilo y relajado, sincera, sin trampa ni carton, muy trabajadora y que habla bajito, que es valiente y siempre esta dispuesta a ayudar, que un día decidió apostar y creer en ella y en su trabajo, algo que tú también puedes hacer y a lo que sin duda nosotros te animamos.

El 1 de Febrero de 2015 arrancó en el espacio, trajo todo su equipo, varias máquinas de coser y de remallar, maniquies, por su puesto telas, dibujos y patrones y, un burro donde tenía expuestos sus modelos.

Muy rápidamente vinieron clientas y también surgieron colaboraciones internas, muy pronto los compañeros de Freeland despertaron a los posibilidades y Fernando Fernández rápidamente le pidió un traje para su mujer, a mi me hizo los cojines de un sillón para Freeland, con una tela que tenía y, Mangas Verdes, la empresa de producto promocional y merchandasing, encontró en ella una gran partner, su último trabajo unos kits para ver cine que prepararon para la Paramount.

En este tiempo que hemos compartido en Freeland, Delia no ha faltado a ningún evento, charla, desayuno que hemos realizado, siempre con ganas de aprender y de conectar, ha evolucionado mucho a nivel social. En principio más insegura y ahora, todo lo contrario, expone sus objetivos y su trabajo con mucha más claridad y seguridad, con mucha más experiencia y rodaje, con nuevas perspectivas, su conversación se ha enriquecido enormemente, lo que la hace muy interesante.

Delia siempre era última en salir junto a María de Dompick, cargada con su trolley, de aquí se iba a ver a sus clientas para probarles los vestidos y enseñarles las telas. La verdad es que creo que si hubiéramos tenido una cama, algún día se habría quedado a dormir. Este verano no sólo se ha ocupado de su trabajo sino que también se ha ocupado del taller de una amiga.

Cuando ves de primera mano como el trabajo y el esfuerzo van acompañados de buenos resultados, puedes respirar más profundo oxigenando tu espíritu y tu fe por conseguir los resultados que estas buscando.

Por eso, os confieso que nada es más satisfactorio que ver la evolución de los profesionales que integran la comunidad de Freeland y, en especial Delia, porque es una gran trabajadora. Su tesón y su esfuerzo, su compromiso y su dedicación es lo que ha hecho que llegue al siguiente nivel, para mi ha sido un viaje muy bonito, ahora el viaje continua y seguiremos cerca, porque los lazos no se pierden.

Puedes seguir a Delia en facebook.

Delia nos deja este comentario que comparto con todos vosotros

Mi experiencia en Freeland a sido excepcional! Recuerdo que un día mi amiga Monique me invito a ver los espacios y me sentí como en casa. Encontré un espacio perfecto para dejar volar mis ideas y poder trabajar en ello. Francisco Cámara mil gracias por tu dedicación , apoyo y ser un gran amigo en el cual me he respaldo todo este tiempo . No sólo he conseguido realizar y desarrollar mis proyectos sino grandes amigos ,compañeros de trabajo, con los cuales hemos compartido momentos y experiencias inolvidables. Mil gracias a todos los Freelanderos me he sentido como en casa con vuestra compañía. Sois unos verdaderos Cracks!