Todo lo que empieza tiene un final y esta increíble experiencia ya ha terminado, dejando una honda huella en todos los participantes. No puedo tener más que palabras de agradecimiento a la Embajada de los EEUU en Madrid por elegirme, para participar de una de las experiencias más intensas e inolvidables de mi vida y, brindarme esta oportunidad de crecer y aprender porque, sin duda el Francisco Cámara que se fue no es el mismo que ha regresado.

Tres semanas, 21 días, 1 país y 4 estados diferentes, 8 aviones, tres cambios horarios, 4 horas de sueño de media y un total de unas 300 horas compartidas con 18 grandes amigos que han hecho que este viaje te marque para siempre. El gran éxito de este programa no está en las startups o las incubadoras o las dinámicas y las buenas prácticas enfocadas al emprendimiento, sino en la visión de futuro del Departamento de Estado de los EEUU, poniendo el escenario perfecto para que se produzca la interacción entre los diferentes participantes. Kate Manolakus, nos lo advirtió el primer día: este programa está preparado para que os conozcáis entre vosotros y exploréis nuevas posibilidades de colaboración.

Efectivamente, el programa ha dejado bien claro su éxito, con un rotundo sobresaliente, porque las relaciones, los lazos y el deseo de colaboración por construir una Europa donde el emprendimiento y los proyectos sociales constituyan algo habitual y sostenido en el tiempo, se ha grabado a fuego en nuestros corazones. No se trata de los proyectos que haremos juntos, que no me cabe duda que será así, sino de la certeza de saber que quienes hemos participado del IVLP2015, somos las personas adecuadas para ello, sea lo que sea, el compromiso es mutuo y reciproco y, esa es la mejor manera de volver, lleno de recursos, en este caso con 18 nuevos amigos de 16 países diferentes con los que construir puentes.

Si tuviera que extraer  la síntesis que hace que el ecosistema de emprendimiento e innovación se desarrolle, puedes hacerlo conmigo de la mano de Seth Levine: dar sin esperar nada a cambio.

Ahora es tiempo de poner en marcha todo lo que hemos visto y aprendido, así que no os vayáis muy lejos porque me encantaría que participaseis.

About the autor:

CEO de Freeland. Arquitecto de Interiores y licenciado en Administración y Dirección de Empresas. Diseñador de espacios para el cambio, de experiencias para ser felices, para motivar y para lograr tus objetivos, por eso funde Freeland. Coworker hasta la médula, creo en la colaboración y en la fusión del mundo digital con el mundo físico. Me encontrarás feliz entre los coworkers de Freeland.

Deje su comentario