Nuevos Freelanderos

The Brand Riders y Thinkers Co

Sabes cual es la temperatura perfecta para tomar un buen vino y poder disfrutar todas sus propiedades, la temperatura a la que un liquido pasa a estado gaseoso o el momento perfecto para freír un huevo frito en la sartén, la verdad es que no tengo ni idea, pero para este último caso,  la técnica que seguía mi abuela es perfecta, tirar un trocito de pan, para ver el color del pan al freír y saber que el aceite está a la temperatura correcta para que te salga un huevo de esos por los que Lucio se ha hecho tan famoso.

Seguro que el pan adquiere un color determinado a una temperatura determinada que, probablemente coincide con el momento preciso en el que el huevo se tiene que freír, sin embargo mi abuela nunca puso un termómetro, simplemente el olor del aceite y el color del pan le decía que era el momento adecuado. Recuerdo a mi abuela con mucho cariño por la perfección que ponía en estas pequeñas cosas que yo he heredado y configuran quien soy hoy en día.

De la misma manera, en París después de la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión surgió la Generación Perdida entre nombres tan ilustres como John Dos Passos, Ezra Pound, Erskine Caldwell, William Faulkner, Ernest Hemingway, John Steinbeck y Francis Scott Fitzgerald, Cézanne, Monet, Renoir, Daumier, Gauguin, Picasso, Matisse, en un momento concreto en unas circunstancias concretas, con unas motivaciones especiales que hacían únicos a todos estos fantásticos artistas, todos alrededor de la figura de Gertrude Stein que, supo intuir que era la temperatura adecuada, que se daban las condiciones únicas y precisas en las que todos estos artistas eclosionaban con verdadera magnificencia.

Son momentos fugaces, que reúnen a personas increíbles en momentos y lugares concretos, personas que no son conscientes de saber lo que mañana podrá acontecer, pero que se sienten felices por seguir a delante a base de corazonadas, sintiendo la libertad en su sentido más puro, siguiendo a delante, sacando todo lo que tienen en su interior, dejándose la piel y viviendo la vida como si mañana no importase, simplemente disfrutando de lo que hoy te proporciona conectar tus sentidos, tu mente y tu alma.

Entonces se produce un momento mágico, irrepetible y la ruptura no se hace esperar, no la ves llegar, pero tampoco eres consciente de que se produzca, simplemente ves como  las estrellas se alinean de una forma específica para dar  lugar a una constelación brillante con una intensidad sobrecogedora.

Todos hemos soñado con estar en el momento perfecto, en el lugar adecuado en el que esa magia te toca. No te das ni cuenta, simplemente te sientes tan envuelto que ni te das cuenta de que está pasando, te sientes bien y te dejas llevar para seguir disfrutando de ello, sin preguntarte demasiado hacia dónde vas.

Tengo la suerte de haber vivido esto en diferentes momentos de mi vida, todos esos momentos memorables, que me han ayudado a crecer y a disfrutar. Lo más dificil ha sido siempre superar la sensación de vacío que se produce una vez que ese momento pasa, sin embargo es, por otra parte, lo que te ayuda a darte cuenta de que lo que viviste fue único e irrepetible, por quienes formaron parte de ello y por el momento en el que pasó.

Ha día de hoy, tengo la sensación de que otro gran momento se esta gestando…, veo como esos astros de los que hablaba antes se están alineando, veremos a dónde nos llevan, eso es lo mejor de todo.

En este mes de Mayo, dos empresas se incorporan al espacio completando un ecosistema de empresas y emprendedores de gran factura, único por su forma  de pensar y por su capacidad de entrega, por su compromiso, por su entusiasmo, sus ganas, su creatividad y por supuesto, su unión. Es un momento especial para el que hemos sabido esperar, para el que hemos dejado sitio y que está teniendo lugar en estos momentos. En estos días, en los que la actividad de muchos de los miembros de la familia Freeland es intensa, en proceso de mejora, de evolución,  de ignición, dos empresas, The Brand Riders y Thinkers Co, entran en el espacio para elevar el ecosistema de Freeland a la categoría de privilegio. El privilegio de estar al lado de todos estos profesionales que están vivos y activos, dando todo lo mejor de sí mismos, compartiendo y volcando sus experiencias y buscando sus recursos en el espacio.

Con Luis Díaz del Dedo y Jose Vicente Sogorob, de The Brand Riders, aumentamos nuestro potencial tecnológico en el espacio, estos dos cracks vienen de petarlo con Gamisfaction, miembros de Wayra Barcelona 2012, estos dos señores se conocieron en el departamento de robótica de Acciona y con Brand Riders viven su segunda experiencia empresarial, una plataforma para gestionar tus redes sociales, buscan contenido relacionado con los que tus seguidores quieren leer entre una gran cantidad de blogs. Junto con Tutellus y Sezion, dos pesos pesados de la escena emprendedora nacional, se configura en Freeland Coworking un cluster de startups tecnológicas de altísimo nivel, desarrollando tecnologías propias. Por lo que si tu mundo tiene algo que ver con temas relacionados con la digitalización de servicios o el desarrollo de negocio en internet, tienes el horno de Freeland Coworking a la temperatura perfecta para subir como un bizcocho de yogurt.

Por otra parte tenemos a Thinkers Co, Juan Gasca, Rafael Zaragoza y Nacho Rodriguez, un trío de escándalo, que esta metido en el desarrollo de procesos de innovación para empresas. Es decir, si tienes una idea, si quieres ofrecer y generar valor en tu empresa y quieres saber como son  los servicios o productos necesarios para entregar ese valor a tus clientes, usuarios, trabajadores de tu empresa, etc… ellos te ayudan a analizar el contexto, generar los insights adecuados, analizar y sintetizar las ideas para que el resultado de pasar esas ideas por el funnel, den como resultado un extracto que pasado por el filtro del diseño hace que la empresas estén más cerca de su entorno, de sus clientes, de sus trabajadores, de la sociedad y ofrezcan productos y servicios que hacen que la vida de las personas sea mejor.

Cada incorporación a Freeland Coworking lejos de sumar, multiplica las posibilidades de todos quienes formamos parte del espacio, la confluencia de cada uno de los astros, de cada uno de los miembros de Freeland es mágica y llega en el momento oportuno, sólo tienes que saber esperar y cuando llega ese momento disfrutar de él y eso es precisamente lo que estamos haciendo.

P.


[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Por | 2017-09-20T10:10:34+00:00 mayo 13th, 2014|Espacio Coworking|Sin comentarios