CINCO RAZONES POR LAS QUE EL AMBIENTE DE TRABAJO COWORKING ES MEJOR

DISEÑAR, CULTIVAR Y CUIDAR EL AMBIENTE DE TRABAJO EN TU EMPRESA MERECE LA PENA, SOLO POR EVITAR LOS EFECTOS NEGATIVOS QUE PROVOCA

Sabes que el estrés laboral representa el 50% -60% de todos los días de trabajo perdidos y, es la segunda causa de trastornos de salud en el trabajo.

Thinking With You es un ejemplo del buen ambiente de trabajo que se vive en Freeland Coworking

Influenciados por la Revolución Industrial, reforzados por la globalización y un mercado insaciable, buscamos una mayor productividad en nuestros empleados, pero seguimos motivando igual que hace cincuenta años.

El ambiente de trabajo tiene una influencia directa sobre la productividad y, aunque se camufla con retornos  intangibles, lo verás reflejado en la cuenta de resultados.

Toma nota porque el clima laboral, el estilo gerencial, el entorno, los estímulos físicos y los aspectos cognitivos son, todos, estresores organizacionales.

Tras más de once años gestionando un espacio de coworking, un entorno de trabajo diferente al organizacional, queremos compartir contigo algunas diferencias por las que creemos que ofrece un mejor ambiente de trabajo:

Porque se trabaja al servicio de los demás

Creo que nuestra más noble dedicación a través del trabajo diario es, estar al servicio de los demás, independientemente del cargo que ocupemos.

La mentalidad que ve a los demás a nuestro servicio, para lograr a través de ellos nuestros objetivos, impide ver que, la mayor parte de los estresores que afectan al trabajo, en concreto los asociados al ambiente laboral, se pueden eliminar con un sencillo propósito: hacer la vida más agradable a los demás y, en ello, todos tenemos responsabilidad y capacidad de acción.

Desde nuestra experiencia en Freeland, te proponemos una visión alternativa, para mejorar el ambiente de trabajo de tu empresa.

Basada en la práctica diaria pensamos que, ofrecer un servicio dedicado y con detalle, para que las personas trabajen a gusto y, a resultas, quieran venir a trabajar, ofrece un cambio de perspectiva de 360º, para cualquier entorno organizativo, independientemente del tamaño de la empresa y de su actividad.

Ese cambio de perspectiva propone entender al trabajador como un cliente y no como una propiedad durante la jornada laboral de 8h, o más. Lo que supone plantear la transferencia a los trabajadores, de los mismos principios de cuidado y servicio que se aplican a los clientes.

De esta manera, muchas empresas lograrían fidelizar a sus empleados, más allá del salario y del contrato, aunque este planteamiento suponga un cambio de actitud completa en las relaciones laborales, del estilo gerencial y del liderazgo.

Usamos los principios del cuidado

El principio del cuidado; de la amabilidad, del servicio, de la profesionalidad y del detalle en el trato es, una práctica que llevamos a cabo en Freeland de forma diaria. Nos ayuda a construir comunidad, aquel del que las organizaciones carecen por posicionarse fuera de este principio.

Muchas organizaciones buscan mayores ratios de productividad ejerciendo presión en el ambiente de trabajo. Estos directivos no son conscientes del daño que hacen al bienestar y a la salud de sus trabajadores y, sin duda, a su propia empresa.

En mi opinión, ningún estilo directivo, ni resultado económico, justifica un estilo de gestión que trata mal a su equipo.

Proponemos un ambiente de trabajo bonito y estimulante

Todos somos seres sensibles a estímulos físicos de forma múltiple. Esto es clave, para entender como el entorno afecta a nuestra conducta. El entorno forma parte del ambiente de trabajo.

No estamos acostumbrados a considerar la potencia que tiene el ambiente físico en el comportamiento de las personas. Su influencia, para predisponer a actuar de una forma concreta es definitiva.

Por ello decimos: “dime qué quieres lograr y te daré un espacio para ello”.

Desde Freeland y desde los buenos resultados que nos ha procurado, te invito a que utilices el ambiente físico, el espacio, con una finalidad concreta: conseguir un buen ambiente de trabajo.

Tener luz natural o vistas fantásticas, no resuelven por sí solos un buen ambiente de trabajo. Hay muchos más recursos que puedes utilizar, que hemos comprobado el importantísimo efecto que tienen sobre la conducta.

Te detallo tres, pero hay más:

El color

Sal de las restricciones del color corporativo hombre, que tu marca sea roja, no tiene que hacer que tu oficina lo sea.  Una gestión adecuada del color puede ayudar a provocar los estados de ánimo que buscas en tus empleados.

Evita las repeticiones.

Es muy habitual que las oficinas, por muy modernas que sean o bien situadas que estén, carezcan del más mínimo interés para estimular. La repetición de elementos; falso techo, muebles y suelo, etc…, impiden despertar la curiosidad. Usa materiales diferentes, con texturas diferentes, formas diferentes; ofrece algo diferente y comprobarás que efecto tan positivo produce.

El poder de la naturaleza.

Pon plantas. Hay muchas plantas verdes, sin flor, si quieres evitar alergias, que son perfectamente compatibles. Pon flores de vez en cuando. El olor estimula los recuerdos, el color verde, la presencia de otros seres vivos a los que cuidar, etc…, todo ello tiene una influencia espectacular sobre nosotros.

Esta demostrado que un ambiente de trabajo que actúa influyendo positivamente sobre nuestra conducta, hace que tomemos mejores decisiones, porque lo hacemos desde un mejor estado de ánimo.

No somos una oficina, sino una comunidad de personas.

El coworking aporta a la cultura de trabajo tradicional, el valor de trabajar en una comunidad de apoyo y de intercambio de recursos, motivo por el que muchas personas reportan un alto nivel de satisfacción trabajando desde un espacio de coworking.

Si le dedicas un minuto verás que, pasamos más tiempo con nuestros compañeros que con nuestros amigos o familiares. Por eso, fomentar un sentido comunitario y fraterno multiplica las posibilidades de disfrutar de un buen ambiente laboral en el que te apetezca trabajar.

ESTA ES NUESTRA MÁXIMA:

Si no fomentas una comunidad, donde cada uno de ellos importe y se sienta genuinamente así, florecerá como mala hierva el individualismo y eso, destruirá tu empresa.

Por el contrario, nuestra experiencia nos ayuda a poner de manifiesto que, inculcar valores fraternales y comunitarios propone un clima laboral que sirve para algo más que ejecutar tareas. Ayuda a levantar la mirada y ver al otro, a quien está a tu lado, en una dimensión mayor que la de alguien que está sentado a tu lado.

Hemos comprobado como un espacio físico cuidado con detalle, sumado a un ambiente nutrido con valores comunitarios es el mejor duo, para procurar un buen ambiente de trabajo.

Tenemos a un anfitrión.

¿Hay alguien que haga anfitrión en tu empresa?.

Esta es otra de las fabulosas novedades que aporta el coworking al amplio panorama del trabajo, el anfitrión: la persona que se preocupa de que estés bien y, que sirve de ejemplo, para que los demás emulen su misma actitud personal: la de preocuparnos por los demás.

Su figura es la misma que puede haber en un evento social; se encarga de recibirte, atenderte y presentarte a otros invitados y, asegurarse de que estés bien. Aunque en el panorama laboral es una figura que no existe, en el coworking si y, por ello queremos aproximarte su relevancia en la tarea de lograr un buen ambiente de trabajo.

¿Quién es el anfitrión?

El anfitrión tiene un papel centrado en servir a los demás. Es un motivador nato al cargo de cuidar que el ambiente laboral sea el adecuado, para que el resto pueda desempeñar sus funciones. Cuida del espacio y de las personas, con un radar que es capaz de anticiparse a posibles situaciones, generando sorpresa, para romper la rutina y seguir estimulando a todos los integrantes de la comunidad.

Su valor se desarrolla en relación con los demás aportando calor y cercanía en el trato personal. Es un conector social, siempre abierto a escuchar, que favorece la conexión entre el resto y da ejemplo sobre como hacerlo adecuadamente.

Reflexión

El clima laboral es un ambiente que se percibe, que se respira, que nos manda información de la que somos conscientes y, otra, de la que no nos damos cuenta, pero que influye igualmente en nuestra conducta. Por ello, tiene todo el sentido tener a alguien que cuide de ello, de tu ambiente de trabajo, como el que cuida un jardín, con mimo y esmero. Te va mucho en ello: estres laboral, productividad, bajas, conflictos, salud, resultados, etc…

¿Qué opinas…?

Escrito por: Francisco Cámara

Francisco CámaraFrancisco Cámara gestiona y dirige Freeland Innovation Center.
Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, es arquitecto interior por el departamento de construcción de la ETSAM. Nombrado en 2016 Visitante Internacional por la Embajada de Estados Unidos para el International Leadership Program. Es experto en cultura coworking, en la gestión y funcionamiento de espacios coworking y en el desarrollo de comunidades de colaboración, así como en el diseño de espacios creativos y para el fomento de la innovación.

PODEMOS SEGUIR EN CONTACTO

QUIERES RECIBIR NUESTRO NEWSLETTER


    2021-08-22T08:12:11+00:00

    Deja tu comentario