¿CUÁL ES EL MEJOR AMBIENTE DE TRABAJO?

ESE AMBIENTE EN EL QUE A TODOS NOS GUSTARÍA TRABAJAR.

¿Cómo fomentamos un buen clima laboral?

¿Un buen ambiente de trabajo es sólo aquel que nos permite desempeñar nuestro trabajo con un alto rendimiento o ser muy productivos o, tener una gran eficacia?

Teniendo en cuenta que estamos dirigidos a formas de trabajo totalmente diferentes a las actuales: trabajo remoto, trabajo distribuido, trabajar desde casa, espacios de coworking, etc… ¿Cuáles son las claves para lograr un buen clima laboral?

El propio término clima laboral suena rancio y, desde nuestro punto de vista, obsoleto, por que define el ambiente de trabajo como una serie de condiciones físicas, técnicas, humanas y ambientales en las que el trabajador lleva a cabo sus funciones.

¡¡Qué horror!!, el trabajador, sus funciones, etc…, ¿no te suena a robot?, a poco humano, a poco empático…

Vivimos una etapa apasionante dentro del amplio panorama del trabajo y, por ello, quiero invitarte a descubrir cuáles son las claves, para lograr un buen ambiente de trabajo, fuera de las definiciones más rancias de clima laboral.

1. UN AMBIENTE DE TRABAJO MOTIVADOR

Piénsalo, ¿cómo te gustaría trabajar?, si tuvieras la oportunidad, ¿cómo querrías que fuese tu ambiente de trabajo?, estoy seguro que lo último que te viene a la cabeza es trabajar desde la oficina.

Quedarse únicamente con las condiciones físicas, ambientales, humanas y técnicas, etc…, es insuficiente. Lógicamente, tenemos que cumplir con una normativa legal que garantice el bien estar de las personas que forman parte de nuestra empresa, pero ese es un discurso que está superado, pero es tan evidente que, no es suficiente.

Hoy en día, las personas buscan más. El modelo productivo, de alto rendimiento y máxima productividad, no es suficiente, para promover nuestra felicidad.

Somos conscientes, hemos visito y, a demás lo vivimos a tiempo real, una realidad profesional transformada por personas que haciendo lo que les gusta han conseguido ganarse la vida y tener éxito, fuera de los patrones convencionales del trabajo: oficina, gran empresa, bancos, consultoras, mundo corporativo, etc…, y, todos queremos eso.

Bloggers, Youtubers, Influencers, desarrolladores de contenido, programadores, profesionales del diseño y del marketing digital, etc…, son muchos los profesionales que actualmente ejemplifican un clima laboral y el concepto de trabajo totalmente diferente.

Ten en cuenta que, todos ellos, son los referentes de los nuevos profesionales que se incorporan al mercado laboral. Pero, por otro lado, son muchas personas las que llegan a la edad de 40 – 45 años queriendo cambiar de rumbo profesional porque se sienten estancados y buscan un mayor grado de libertad profesional, de autonomía. Un mayor grado de satisfacción, hacer lo que les gusta.

Por ello, estar rodeado de personas que hacen lo que les gusta es garantía de tener un buen ambiente de trabajo, motivador y vibrante y, eso le inspira a todo el mundo. Este es mi primer consejo, rodéate de personas que les gusta lo que hacen.

2. UN INGREDIENTE FUNDAMENTAL: LA CERCANIA

Ser cercano y que exista una cultura de cercanía al prójimo. El prójimo, es el próximo, el que tienes cerca.

Vamos a ver, seas: ceo, manager, gerente, directivo, jefe de equipo, freelance, etc…, dónde te gusta estar, en un entorno cercano, donde hay una relación de interés por los demás o en un entorno donde más o menos te da igual el prójimo y lo único que te importa es que hagan lo que tienen que hacer de la mejor manera posible.

Trabajar en un entorno cercano en el que hay un genuino interés por los demás es una realidad posible y deseable, muy poco practicada y, en muchas ocasiones, desaconsejada en la práctica de las relaciones profesionales. Separar amistad de trabajo es un lema muy extendido, para evitar que factores personales influyan en las decisiones más difíciles y estructurales de las empresas. Pero esto ha provocado la deshumanización de los ambientes de trabajo y generado tensos climas laborales donde se producen bajas que cuestan, al final, mucho dinero.

Se supone que el clima en el que desempeñamos nuestro trabajo es responsabilidad de los profesionales del departamento de recursos humanos, cuando en realidad, forma parte de todas y cada una de las personas que son parte de la empresa. Es responsabilidad de todos.

Está claro que el trabajo tiene que salir, es nuestra responsabilidad, eso es evidente, pero no es suficiente tampoco, podemos dar más que todo eso, queremos dar más, esa es la realidad, pero necesitamos que haya un contexto en el que lo podamos hacer con libertad, por eso si no fomentas un entorno de trabajo social, donde haya tiempo para conocerse de forma personal e invitas a que en tu empresa, en tu ambiente de trabajo, haya un clima laboral de interés por los demás, donde tú eres el ejemplo, será muy difícil tener un buen ambiente de trabajo.

3. LIBERTAD.

Todas estas recomendaciones son claves de un modelo de management totalmente diferente, enfocado a los demás, a servir a los demás, más que a que los demás te sirvan a ti.

Porque mira, gran parte del estrés que se vive en los entornos de trabajo que provocan climas laborales tensos, viene de la careta que nos ponemos para trabajar, donde no podemos ser libremente nosotros mismos, porque está más que demostrado el perjuicio que genera en nuestra posición dentro del grupo.

Desarrollamos un papel dentro del ecosistema de la empresa, donde evitamos exponernos abiertamente y, por ello, medimos con cuidado qué decimos y a quién se lo decimos.

Esta insana falta de libertad viene propulsada por un modelo de management que tiene los días contados. Porque si no generas un ambiente en el que tu equipo puede hablar libremente, sin miedo a la mofa, a la crítica destructiva o al juicio, tu ambiente de trabajo destruirá cualquier idea, iniciativa, posible innovación y lo más dañino, destruirá vuestra capacidad creativa y la espontaneidad.

Un ambiente de trabajo calculador es totalmente insano y un clima laboral en el que se critica y se juzga constantemente pasará al final factura a toda la empresa. No hará feliz a nadie y, piensa una cosa, pasamos la mayor parte del día trabajando y si no eres feliz haciéndolo, significa que no serás feliz la mayor parte del día.

Sin lugar a duda, el camino es otro. Obtendrás lo mejor de tus trabajadores, y lo mejor de ti mismo en un entorno en el que se fomenta la cercanía y el interés por los demás. Tiene que ser entendido como parte del trabajo: ¿Te tomas cafés regularmente por tus equipos?, ¿les preguntas qué tal están?, personalmente, de tu a tu, ¿te interesas por sus cosas?, más allá del trabajo…y, tú, tu lo haces con tus compañeros, también es responsabilidad tuya.

Crea lazos de cercanía, construye amistad y ofrecerás no sólo un sueldo o una carrera profesional, sino un sitio donde ser feliz y te querrán por ello.

4. FLEXIBILIDAD.

Da a tu empresa este componente de flexibilidad que permita aprovechar las ventajas que nos proporciona hoy en día internet. Poder trabajar desde cualquier sitio en cualquier momento hace que podamos gestionar mejor nuestra vida. Trabajar en remoto desde entornos profesionales como son los espacios de coworking facilita la gestión de nuestra vida, porque reduce considerablemente los tiempos perdidos en desplazamientos. Vida y trabajo es un binomio que necesariamente tiene que ser analizado de forma conjunta para que estén coordinados.

Si quieres estar dentro del mercado laboral del talento, es necesario que entiendas que muchos profesionales no entienden ya esa necesidad de tener que ir obligatoriamente todos los días a trabajar a una oficina de 9.00 a 14.00 y de 15.00 a 18.00

Entienden su vida de otra manera, donde el trabajo ya no es el centro, sino que es un factor más a gestionar junto con el resto.

Por otro lado, como empresa te facilitará captar talento internacionalmente, por lo que te abre grandes posibilidades.

5. EL ESPACIO DE TRABAJO.

Utiliza esta gran herramienta adecuadamente y tu ambiente de trabajo se verá altamente cualificado.

El entorno en el que habitamos moldea nuestro comportamiento. Por ello, si le pones esfuerzo en definir un entorno que fomenta socializar y refleja cercanía en el diseño y en los materiales, te será mucho más fácil provocar de manera natural la cercanía y la confianza necesarias para tener un estupendo ambiente de trabajo.

No se trata de responder sólo a la normativa legal, si no de generar una atmósfera que invite a venir y a trabajar a gusto, que defina el espacio de trabajo no como una oficina, si no como un punto de encuentro entre las personas que forman parte de tu empresa.

El valor que aportas es totalmente diferente. Pero por otro lado, si es algo que no te puedes permitir, busca un espacio de coworking en el que puedas encontrar el entorno adecuado que acompañe a tu trabajo y a tus equipos. Estoy seguro de que puede ser un gran aliado para ti, como trabajador y como empresa.