DESCUBRIENDO MÁS FREELAND
CON PILAR ALDEA

PELEAR POR ALGO

Y tú, ¿porqué peleas?

Quizá lo has visto muchas veces, pero no te has fijado. Esta fotografía original de Pilar Aldea forma parte de su serie Pelear por algo, y no podía haber mejor foto para Freeland, porque si hay algo que hagamos todos aquí es, pelear, y te escribo este post a ti, porque no queremos que cuelgues los guantes.

Freeland es un espacio de coworking o, lo que es lo mismo, un espacio de trabajo pensado para colaborar, para encontrarse, para verse y, en interiorismo tenemos formas para lograr algo tan complicado como es fomentar el encuentro y, una de ellas es, estimular tu creatividad.

Por eso queremos que descubras cada uno de los detalles que hay por Freeland, poco a poco, a tu ritmo. Hay muchas cosas a tu alrededor que no son simple decoración, todas cuentan algo.

Pertenecen a un sitio, un lugar, una ciudad, etc…, todas son importantes y tienen un sentido. Digamos que cumplen un fin concreto en un todo más grande que es Freeland como espacio, contigo en él como centro.

El espacio y los objetos, tienen el poder de transmitirnos información. El subconsciente la recibe y la procesa, aunque no nos demos cuenta de ello de forma concreta, en el momento preciso en el que pasa.

El espacio y los objetos tienen la posibilidad de pelear contra contrincantes invisibles, sabes. Y como este post va del cuadro de Pilar Aldea en Freeland, su serie “Pelear por algo” se convierte en una afirmación concreta y estimulante de aquello contra lo que peleamos, en nuestro caso, la indiferencia.

Nuestros guantes para pelear son precisamente todos esos detalles con significado que trasladan a tu subconsciente que, todo lo que está a tu alrededor importa y tienen un fin último: despertar a tu alrededor y salir de uno mismo y en el acto de mirar, encontrarte con los demás, los que están junto a ti.

Entonces, es cuando los objetos y el espacio pasan a un segundo plano, porque ahora ves lo que realmente importa. Todos los detalles han cumplido su función, que veas al resto.

Cada vez que esto pasa le ganamos un asalto más a la indiferencia. Juntos, siempre juntos, porque ni siquiera el púgil esta enteramente sólo. En el rincón está acompañado de su equipo, que le anima, le cura y motiva, le ayuda a ver las cosas desde una perspectiva diferente, para afrontar la pelea.

Juntos peleamos contra la indiferencia y el individualismo y, esta foto de Pilar Aldea me recuerda que hay que seguir peleando, que no podemos bajar la guardia, colgar los guantes, ni siquiera a pesar de las circunstancias. Aunque estas nos alejan y nos dificultan el contacto. El riesgo es demasiado alto, el riesgo es no tenerte y, eso nos empobrece a todos.

Por eso te invito a que descubras más Freeland y lo que te rodea, porque estoy seguro de que verás algo nuevo.

La foto de Pilar Aldea nos habla de pelea, pero lejos de la violencia del deporte del boxeo está, el arte de pelear sin guantes; esquivar, bailar, agotar al contrincante. Esto es el polo opuesto a los golpes, sin embargo, la mejor manera de ganar a tu contrincante.

Ante la indiferencia: una llamada, un mensaje, un email, etc…, son mucho más de lo que puede parecer, para recordar al resto de personas que te acuerdas de ellos.

Así que si te ha gustado este post, manda ahora un mensaje a alguien que hace tiempo no le dices nada.